Peluqueros, esteticistas y contadores podrían tener un mayor riesgo de cáncer de ovario: Investigación

Seg√ļn una investigaci√≥n de casos y controles publicados en l√≠nea en la revista Ocupational & Environmental Medicine, ciertas ocupaciones, como peluqueros, estatales y contadores, pueden estar asociados con un riesgo elevado de c√°ncer de ovario.

 Peluqueros, esteticistas y contadores podrían tener un mayor riesgo de cáncer de ovario: Investigación -1

Seg√ļn una investigaci√≥n de casos y controles publicados en l√≠nea en la revista Ocupational & Environmental Medicine, ciertas ocupaciones, como peluqueros, estatales y contadores, pueden estar asociados con un riesgo elevado de c√°ncer de ovario.Aquellos que trabajan en industrias de ventas, minoristas, ropa y construcci√≥n tambi√©n pueden ser vulnerables, mientras que la alta exposici√≥n acumulada a agentes particulares, incluidos el polvo de talco, el amon√≠aco, los gases propulsores, la gasolina y los blanqueadores pueden tener un papel importante, sugieren los resultados.

Se han identificado pocos factores de riesgo modificables para el c√°ncer de ovario.Los factores ambientales, incluidos los asociados con el lugar de trabajo, pueden aumentar el riesgo, pero relativamente pocos estudios han evaluado los riesgos ocupacionales que enfrentan las mujeres, dicen los investigadores.Y aquellos que a menudo no han tenido en cuenta los factores potencialmente influyentes, el historial de empleo previo o han incluido relativamente pocos participantes, por lo que limitar los hallazgos.

Para tratar de evitar estos problemas, los investigadores recurrieron al historial de empleo de por vida de un estudio de control de casos basado en la poblaci√≥n, para llevar a cabo un an√°lisis exploratorio que analiza dos dimensiones del entorno laboral: empleo en un rol o industria particular;y exposiciones ocupacionales espec√≠ficas.Incluyeron participantes en la prevenci√≥n del c√°ncer de ovario en el estudio de Quebec (Provaq), todos los cuales ten√≠an entre 18 y 79 a√Īos, y que hab√≠an sido reclutados de siete hospitales de Montreal entre 2010 y 2016 despu√©s de ser diagnosticados con c√°ncer de ovario epitelial.

En total, 491 de estas mujeres que cumplen con los criterios de inclusión para el estudio actual se combinaron para la edad y el distrito de rollo electoral con 897 mujeres que no tenían cáncer de ovario.La información se recopiló de todos los participantes sobre antecedentes sociodemográficos, historial médico, medicamentos prescritos, historial reproductivo, peso y altura, factores de estilo de vida e historial de empleo de por vida.

M√°s de las mujeres con c√°ncer de ovario ten√≠an un menor logro educativo, un uso de anticonceptivos orales m√°s cortos y no o menos ni√Īos que las mujeres en el grupo de comparaci√≥n.Todos estos son factores de riesgo potenciales para la enfermedad.Para cada trabajo celebrado durante al menos 6 meses, los participantes informaron el t√≠tulo del trabajo: fechas de inicio y finalizaci√≥n;horas de trabajo, incluido el trabajo por turnos;y tareas principales realizadas.

La duraci√≥n acumulada de empleo en un trabajo o industria se clasific√≥ luego como nunca, menos de 10 a√Īos y 10 o m√°s a√Īos.La matriz de exposici√≥n laboral canadiense (CANJEM) se utiliz√≥ para calcular la exposici√≥n de los participantes a agentes espec√≠ficos en el lugar de trabajo, y luego se evalu√≥ la relaci√≥n entre la exposici√≥n a cada uno de los 29 agentes m√°s comunes y el riesgo de c√°ncer de ovario.

Despu√©s de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, los c√°lculos indicaron que varios roles laborales pueden estar relacionados con un riesgo elevado de la enfermedad.Espec√≠ficamente, trabajar durante 10 a√Īos o m√°s como peluquero, barbero, esteticista y en roles relacionados se asoci√≥ con un riesgo tres veces mayor, mientras que el empleo durante 10 a√Īos o m√°s en contabilidad se asoci√≥ con una duplicaci√≥n de riesgo y trabajando en la construcci√≥ncon un triple casi en riesgo.

Del mismo modo, el trabajo a largo plazo en la industria de la ropa, incluido el bordado, se asoci√≥ con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad mientras trabajaba en ventas o venta minorista se asoci√≥ con riesgos elevados, respectivamente, de 45% y 59%.Se observaron riesgos elevados de m√°s del 40% para una alta exposici√≥n acumulada (8 o m√°s a√Īos), comparados con ninguno, a 18 agentes diferentes.Estos inclu√≠an polvo de talco;amon√≠aco;per√≥xido de hidr√≥geno;polvo de cabello;fibras sinteticas;fibras de poli√©ster;tintes y pigmentos org√°nicos;celulosa;formaldeh√≠do;gases propulsores;Qu√≠micos naturales en gasolina y blanqueadores.

Los peluqueros, las estatales y los trabajadores relacionados fueron los trabajos más frecuentes expuestos a 13 agentes, incluyendo amoníaco, peróxido de hidrógeno, colorantes y pigmentos orgánicos, y blanqueadores, y la segunda ocupación más frecuente expuesta al polvo de talco.Sin embargo, no está claro si estas asociaciones fueron impulsadas por un solo agente, una combinación u otros factores de trabajo, dicen los investigadores.

El n√ļmero de mujeres empleadas en ciertas ocupaciones (papel, impresi√≥n, producci√≥n textil, limpieza en seco, fabricaci√≥n) o que hab√≠an estado expuestas a agentes espec√≠ficos, incluidos los reportados anteriormente como posibles factores de riesgo de c√°ncer de ovario, asbesto y pesticidas), reconocen, reconocen, reconocenlos investigadores.Y algunas asociaciones estad√≠sticamente significativas observadas probablemente se debieron al azar, dado el n√ļmero de an√°lisis realizados, agregan.Se necesitar√°n m√°s estudios para replicar los hallazgos, enfatizan.

Sin embargo, concluyen que sus resultados "sugieren que el empleo en ciertas ocupaciones y exposiciones ocupacionales específicas puede estar asociado con mayores riesgos de cáncer de ovario." El estudio actual "nos recuerda que, si bien la falta de representación de las mujeres en los estudios de cáncer ocupacional, y de hecho, incluso posibles estrategias para abordar este problema: se ha reconocido durante mucho tiempo, todavía existe la necesidad de mejorar el estudio de los riesgos ocupacionales de las mujeres, "escribe a los doctores Melissa Friesen y Laura Beane Freeman del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. En un comentario vinculado."Al excluir a las mujeres, perdemos la oportunidad de identificar factores de riesgo para cánceres específicos femeninos, evaluar si se producen diferencias de riesgo específicas del sexo y estudiar exposiciones que ocurren en las ocupaciones mantenidas principalmente por las mujeres", concluyen.(Y YO)

Samuel Sanchis Benito

Me llamo Samuel Sanchis Benito y soy entrenador personal y apasionado del mundo Fitness.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta p√°gina web utiliza Cookies con el √ļnico fin de mejorar la experiencia de navegaci√≥n. Leer M√°s